martes, 10 de junio de 2008

Segundo propósito de enmienda.


Las fotos familiares pueden archivarse de muchas formas: totum revolutum, un álbum-batiburrillo, varios álbumes sobre acontecimientos concretos, etc, etc, etc. Mis favoritos son los miniálbumes de fotos de carné. En mi familia, como en tantas otras, son una tradición. Cada miembro puede contemplar horrorizado su propia decadencia o disfrutar malévolamente de la de sus familiares. Si añadimos que al fotógrafo suele importarle un pimiento que salgamos mejor o peor, que las fotos se realizan en un entorno neutro y que van a servir para identificarnos en alguna faceta de nuestra vida durante una temporada, cobran una importancia inquietante.

Cumplí el Primer Propósito de Enmienda el viernes 16 de mayo de 2008. El sábado 17 había quedado para cenar con unos amigos. El taxista se equivocó de dirección y me dejó a cuatro manzanas del bar en el que había quedado. En ese trayecto me encontré uno de esos miniálbumes familiares. Dentro, 26 fotos de carné de varios miembros de una familia.

Detrás de algunas de ellas figura el nombre del retratado y no parece difícil poder contactar con alguien de la familia para devolverle el álbum. Como las coincidencias nunca vienen solas, Luis me mandó ayer hace dos días este enlace. Continuará.
Composición de las 26 fotos
al 3 por ciento de opacidad.

1 comentario :

mglon dijo...

parece que la escanner ya ha vuelto. Si en el fondo es como rexona, que aunque te abandona ella nunca lo haría
XD