martes, 29 de marzo de 2016

Mrktng.



Como decían de El Equipo A: 
"Si tiene usted algún problema 
y si los encuentra, 
quizá pueda contratarlos".


martes, 15 de marzo de 2016

Mi Obra Maestra Conceptual en el CGAI.




Hace unos años recibí por mi 35 cumpleaños uno de los mejores regalos que me han hecho: aceptaron mi solicitud para participar en un curso de cine sin cámara impartido por Antoni Pinent en la filmoteca gallega, el Centro Galego de Artes da Imaxe.  Mi experiencia en algo parecido a ese campo se limitaba a la fotografía sin cámara y las películas que había visto en el CGAI pero, dado que me aceptó, el profesor debió de valorarla. Bendito sea por ello. Además de mucha información sobre las distintas formas en que se había utilizado el celuloide desde el mismo origen del cine (manipulación del celuloide, remontaje de metraje ajeno, animación fotograma a fotograma…) mis compañeros y yo pudimos practicar todas esas técnicas con celuloide de 35 milímetros, moviola y demás maravillas. Hasta nos acompañaron y ayudaron los proyeccionistas.

Descubrimos sobre la marcha lo increíblemente laborioso que es trabajar fotograma a fotograma. Descubrimos lo que significa realizar 24 imágenes para cada segundo. Incluso hacer los títulos de crédito para nuestra bobina resultó ser toda una hazaña. Y eso saltándonos a la torera la planificación, la minuciosidad y la pulcritud que exigen ese medio y esas técnicas. Sólo dispusimos de unas horas; muchos no teníamos ninguna experiencia con el medio; trabajamos con el material que nos proporcionaron el profesor y el CGAI… pero pudimos poner a prueba muchas de las técnicas que habíamos visto aplicar a los Grandes Maestros.  

La guinda del pastel de cumpleaños fue la proyección en la sala de cine del CGAI de todas nuestras humildes, chapuceras, minúsculas y apresuradas piezas reunidas en una modesta bobina. En esa sala había visto antes y he visto desde entonces mil joyas de todas las vertientes que abarca el término “cine”. Y en esa misma pantalla pude ver mi miniatura animada, mi manipulación apresurada, mi intento de coloreado… y mi Obra Maestra Conceptual.

Mi Obra Maestra Conceptual es una minipelícula  realizada ensamblando únicamente fotogramas oscuros y transparentes. Perforé algunos fotogramas concretos y los cubrí con las lentillas usadas que había ido guardando desde hacía años. Sí, ya sé que soy raro, pero esas cosas siempre me acaban sirviendo para algo. Pues con todo eso creé una salva de destellos con la que celebrar mi 35 cumpleaños y agradecer al CGAI todo lo que me había dado. Todo parecía encajar: mi 35 cumpleaños con los 35 milímetros;  mi apellido con las lentillas; los posos de todo lo visto allí, depositados simbólicamente en las lentillas, filtrando la luz del mismo proyector sobre la misma pantalla… Pude experimentar de otra forma la magia del cine y mis vivencias como espectador y protocineasta en la misma sala después de pasar varios días en las míticas catacumbas del CGAI. Para mí fue un momento mágico.

El final de la historia es igual de hermoso y simbólico. Nuestra humilde bobina volvió a las catacumbas del CGAI. Quizá esté perfectamente referenciada junto a alguna obra maestra de verdad o quizá esté traspapelada en algún estante. Quizá dentro de muchos años alguien la descubra y se eche unas risas con nuestros balbuceos fílmicos. Cuenta la leyenda que existe un vídeo de la proyección. Para mí lo importante es que un día mi Obra Maestra Conceptual  fue proyectada en el CGAI y estuve allí para verla. 

domingo, 13 de marzo de 2016

Araña y Sputnik.


Una de mis imágenes favoritas: paraguas rotos tirados a la basura.
El ingenio humano derrotado por los temporales.
Y más en estos tiempos de obsolescencia programada y útiles de usar y tirar.
Me pregunto qué porcentaje seguirán reparando los paragüeros.
Nunca he usado paraguas. No me gustan. Prefiero la capucha.
Decidí recuperar algunos de la basura para intentar hacer una lámpara.
Descubrí que suelen tener ocho varillas. Y las arañas ocho patas. Pues perfecto.
Cada vez que los movía un poco descubría nuevas formas, a cuál más interesante.
Pero al final decidí usar sólo dos esqueletos de paraguas.

Mientras probaba formas se me ocurrió otro diseño. Siempre me pasa lo mismo.
Ambos proyectos suelen quedar en nada. Pero esta vez no.
Pensé en el Sputnik* sabiendo que tenía un par de antenas viejas por casa.
Son una belleza. Uno de mis objetos favoritos. Al final encontré cuatro. Perfecto.
Me faltaba un cuerpo. Recordé que el colador de plástico siempre se me cae del gancho.
El culpable es un colador metálico demasiado pequeño para ser útil.
Está colgado del mismo gancho. Estaba. Ahora es el cuerpo de mi Sputnik.

No sé cuánto durarán sin cortocircuitarse.
He tenido que aprender a conectarlas sobre la marcha.
Espero que su vida útil no sea tan breve como los objetos que criticaba más arriba.

Ya se verá (guiño, guiño).

*"Sputnik" significa "compañero de viaje" o "satélite" (Del latín satelles ("acólito"), "acompañante", de etimología incierta.)





   


jueves, 25 de febrero de 2016

Poesía de andar por casa (3).

Imagina que te encargan adaptar al español este juguete electrónico fabricado en China:



Tu trabajo consiste en escoger 27 palabras que empiecen por cada una de las letras del alfabeto. Una chica las grabará para que suenen al pulsar cada tecla. También sonarán un par de canciones pero te libraremos de esa tarea. Quizá no sepas en qué países hispanohablante se venderá el juguete, así que lo más lógico sería buscar palabras comunes a todos ellos. Supongamos que vives en el siglo XXI.  ¿Escogerías “jofaina”? ¿“Tanque”? ¿“Madama”? Yo tampoco. Pero aún menos “daza” y “zata”.



No se pierdan la ilustración del unicornio. Y del "Let us GO!" mejor ni hablamos.

lunes, 7 de diciembre de 2015

Cuarto propósito de enmienda.

Desde hace unos años sólo tengo una pesadilla recurrente: descubrir que no he acabada la carrera. Vale que me licencié  tarde, mal y a rastras, pero me licencié y siempre he tenido documentos que lo acreditan. Pero me faltaba uno: el título universitario oficial. El que podría enmarcar, el que debería fotocopiar y compulsar, el que mi madre me rogaba cada cierto tiempo que fuese a buscar. Trece años más tarde de lo debido decidí dedicar la mañana de mi 42 cumpleaños a ir a recogerlo.


Parka, tren y walkman 
para aderezar debidamente el ritual.  

Me lo entregaron en mi propia facultad dentro de un vulgar sobre de la Universidad sujetado con tres vueltas de goma elástica porque no les quedaban tubos adecuados. La funcionaria encargada de tan importante entrega (para mí) se permitió la chanza de decirme que si hubiese ido cuando debía me habría llevado el título en un tubo. En fin…

Tras una breve visita a una foto fui a hacerme otra, no sin antes parar en una papelería a comprar un envoltorio más solemne que el sobre blanco. Mi plan era recurrir a los servicios de un fotógrafo callejero bastante mítico de la zona antigua de Santiago para inmortalizar la ocasión y terminar de conjurar la pesadilla. Al no encontrarlo en su plazoleta habitual pregunté por él en un bar y me dijeron que esos días no trabajaba porque le estaban cambiando una válvula. Mi gozo en un pozo. Mientras me alejaba cabizbajo el camarero me dijo que podía hacerme una foto dos calles más arriba en un destartalado establecimiento de fotos de carné. Le di las gracias pensando que era una opción bastante cutre comparada con la del fotógrafo callejero.  Pero fui. Y menos mal porque nada más entrar descubrí que ese buen hombre se dedica también a hacer fotomontajes digitales compostelanos: con Botafumeiro, con Apóstol, con disfraz de peregrino… todo un abanico de maravillas.

Me decidí por el Apóstol, me hizo pasar a una recámara que metía miedo y en un pispás salí de la tienda encantado de la vida.  Después de un merecido café volví a casa son la satisfacción del deber cumplido y mi madre me hizo una tortilla perfecta para celebrarlo.


 Título recogido y foto conseguida. 
Lo de las pesadillas ya veremos.


lunes, 16 de noviembre de 2015

ABJ: El Plan.



Demencia en plan diógenes/archivero loco para el proyecto sobre RUMASA de Contubernio Records.

Invirtió en Nueva Rumasa varios días buceando en un maremágnum de cintas y discos hasta parir "El Plan":

Cinta promocional de Reader's Digest Selecciones.
Cinta promocional del libro de Napoleón Hill "Piense y hágase rico".
Cinta promocional de Telefónica.
"Jesús ¿mito o realidad?" Buenas Nuevas/Gospel Recordings Inc, 1973.
"Testimonios sonoros 1985". Difusora Internacional SA, 1986.
"Voces del año 1989". Difusora Internacional SA, 1990.
"Administradores". LP "Parábolas", Ediciones Paulinas, 1978.
"Enjambres de insectos". LP "Efectos de sonido", Dial Discos/BBC Records, 1983.