lunes, 7 de diciembre de 2015

Cuarto propósito de enmienda.

Desde hace unos años sólo tengo una pesadilla recurrente: descubrir que no he acabada la carrera. Vale que me licencié  tarde, mal y a rastras, pero me licencié y siempre he tenido documentos que lo acreditan. Pero me faltaba uno: el título universitario oficial. El que podría enmarcar, el que debería fotocopiar y compulsar, el que mi madre me rogaba cada cierto tiempo que fuese a buscar. Trece años más tarde de lo debido decidí dedicar la mañana de mi 42 cumpleaños a ir a recogerlo.


Parka, tren y walkman 
para aderezar debidamente el ritual.  

Me lo entregaron en mi propia facultad dentro de un vulgar sobre de la Universidad sujetado con tres vueltas de goma elástica porque no les quedaban tubos adecuados. La funcionaria encargada de tan importante entrega (para mí) se permitió la chanza de decirme que si hubiese ido cuando debía me habría llevado el título en un tubo. En fin…

Tras una breve visita a una foto fui a hacerme otra, no sin antes parar en una papelería a comprar un envoltorio más solemne que el sobre blanco. Mi plan era recurrir a los servicios de un fotógrafo callejero bastante mítico de la zona antigua de Santiago para inmortalizar la ocasión y terminar de conjurar la pesadilla. Al no encontrarlo en su plazoleta habitual pregunté por él en un bar y me dijeron que esos días no trabajaba porque le estaban cambiando una válvula. Mi gozo en un pozo. Mientras me alejaba cabizbajo el camarero me dijo que podía hacerme una foto dos calles más arriba en un destartalado establecimiento de fotos de carné. Le di las gracias pensando que era una opción bastante cutre comparada con la del fotógrafo callejero.  Pero fui. Y menos mal porque nada más entrar descubrí que ese buen hombre se dedica también a hacer fotomontajes digitales compostelanos: con Botafumeiro, con Apóstol, con disfraz de peregrino… todo un abanico de maravillas.

Me decidí por el Apóstol, me hizo pasar a una recámara que metía miedo y en un pispás salí de la tienda encantado de la vida.  Después de un merecido café volví a casa son la satisfacción del deber cumplido y mi madre me hizo una tortilla perfecta para celebrarlo.


 Título recogido y foto conseguida. 
Lo de las pesadillas ya veremos.


lunes, 16 de noviembre de 2015

ABJ: El Plan.



Demencia en plan diógenes/archivero loco para el proyecto sobre RUMASA de Contubernio Records.

Invirtió en Nueva Rumasa varios días buceando en un maremágnum de cintas y discos hasta parir "El Plan":

Cinta promocional de Reader's Digest Selecciones.
Cinta promocional del libro de Napoleón Hill "Piense y hágase rico".
Cinta promocional de Telefónica.
"Jesús ¿mito o realidad?" Buenas Nuevas/Gospel Recordings Inc, 1973.
"Testimonios sonoros 1985". Difusora Internacional SA, 1986.
"Voces del año 1989". Difusora Internacional SA, 1990.
"Administradores". LP "Parábolas", Ediciones Paulinas, 1978.
"Enjambres de insectos". LP "Efectos de sonido", Dial Discos/BBC Records, 1983.




sábado, 22 de agosto de 2015

Carta de desajuste.



Collage para ilustrar un artículo sobre series de televisión escrito por alguien que no ve series de televisión (yo) para la revista digital O Botafumeiro.

domingo, 12 de abril de 2015

Olas.



En la calle Real siempre hubo y ya no hay una tienda en la que vendían posters. En sus escaparates siempre había varios impresionantes. Uno de ellos adornó muchos años la habitación de mi hermano. Pero el que más me intrigaba era el de la ola y el farero. Aún me pone los pelos de punta. Quizá hoy sea una imagen demasiado vista y estemos saturados de fotos impactantes pero la foto ganaba muchos puntos en una ciudad con “el único faro romano y el más antiguo en funcionamiento del mundo”. No he vuelto a subir a la Torre desde que vivo en Coruña y me consta que es algo muy común. Los “mayores” entrábamos al colegio por la puerta trasera, a solo un semáforo de las playas. Cuando llegaba el verano y el curso casi había terminado nos atrevíamos a jugar a esquivar las olas antes de las clases de la tarde y llegar con los pies o los bajos de los pantalones empapados. Típica pregunta de paseo por el Dique de Abrigo: ¿Qué harías si vieses acercarse ahora mismo una ola gigante? No hace muchos años solo los listillos conocíamos la palabra “tsunami”. Una de mis camisetas favoritas lucía La Gran Ola de Kanagawa. Me la trajo mi tío el marino de uno de sus viajes.

Hoy he tropezado en la Red con la historia de la foto y la secuencia completa y he hecho este homenaje al fotógrafo, al farero y a la tienda de posters:


Y de propina una bonita historia detectivesca sobre Los Hombres de la Viga


martes, 31 de marzo de 2015

Poesía de andar por casa (2).



 Hace unos 25 años ojeé este libro en casa de un amigo
 y tuve que salir corriendo a fotocopiar estas loas:










miércoles, 25 de marzo de 2015

Poesía de andar por casa (1).



Obsequio de Tresillos Monleón: un calendario del 2015, otro de la Liga 2014/15 y otro de las fiestas gastronómicas de las provincias de Pontevedra y A Coruña (quizá decidan incluir las de Lugo y Ourense si el Imperio Monleón amplía sus frontera). Y además teléfonos de interés, una página para apuntar notas y muuucha publicidad de la empresa.


Pero lo mejor es el poema de la penúltima página, que les ofrecemos para su solaz junto a la portada:


Mil gracias a mi hermano, que sabe lo que me alegra las pajarillas.